Clínicas veterinarias. Perros, gatos y mascotas
Header

Uno de cada cuatro europeos es alérgico a los gatos

abril 5th, 2018 | Posted by otcvet in Gatos | Higiene y dermatología | Salud

Cerca del 26% de los europeos tiene alergia a los gatos según un estudio publicado por la revista de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI). Pero ¿cómo identificar los síntomas? ¿se puede seguir conviviendo con un gato en casa si se es alérgico?

Aunque siempre hemos pensado que las reacciones alérgicas a los gatos tenían su origen en el pelo de estos animales, para ser exactos la responsable es la proteína Fel D1, presente en la piel y en los fluidos del animal, pero que efectivamente puede encontrarse en el pelo al estar éste en contacto con la saliva, el sudor y todo tipo de fluidos corporales.

En El País nos lo explican de la siguiente forma:

Lo que ocurre es que muchos de los fluidos que contienen la proteína están en contacto con el pelo —como la saliva— y se quedan pegadas. Si se exponen a unas toxinas bacterianas ambientales presentes en todas partes, los lipopolisacáridos (LPS), se activa un receptor de patógenos de nuestro sistema inmunológico —el TLR4— y se estimula la respuesta inflamatoria exacerbada, concluye una investigación de la Universidad de Cambridge.

La reacción alérgica depende de la persona, de la raza de gato, de los hábitos de higiene y limpieza del hogar…en definitiva, hablamos de distintos niveles de reacción y por tanto, las medidas a tomar también varían en cada hogar.

Los síntomas van desde una rinitis, normalmente asociada a una conjuntivitis, hinchazón, urticaria, picazón en la piel, dolor de garganta, tos…hasta asma y pueden producirse de manera intermitente o convertirse en crónicos si se convive con un felino.

Pueden presentarse de manera repentina, incluso después de años de convivencia con un gato y son globales, es decir, no se tiene alergia solo a un gato en concreto, sino a todos, aunque es cierto que hay razas que producen menos proteína Fel D1.

En los casos con síntomas más serios como asma, cuando la calidad de vida se ve seriamente mermada e incluso cuando vivir con un gato conlleva riesgos considerables para la salud, se recomienda buscar un nuevo hogar para el minino.

Pero si la alergia es más leve, intermitente y no supone un trastorno serio, hay algunas recomendaciones que pueden ayudar a mitigar los efectos de la Fel D1; estas son algunas de ellas:

  • Bañar al gato un par de veces a la semana.
  • Pasar constantemente la aspiradora, preferiblemente las que hay específicas para animales con filtros y cepillos especiales.
  • Utilizar purificadores de aire con filtros HEPA.
  • Asignar un lugar de descanso para el gato lejos del nuestro y evitar que entre en nuestra habitación.
  • Seguir el tratamiento indicado por el alergólogo, ya sea en forma de loción, antihistamínico o tratamientos específicos y prolongados; algunos de ellos como los tratamientos de inmunoterapia están orientados a reducir la sintomatología más a largo plazo y producir tolerancia al animal, pero no siempre son efectivos.

En cualquier caso, se trata de sentido común y de saber hasta dónde estamos dispuestos a ‘padecer’ en pro de la convivencia y valorar los riesgos frente a los beneficios.

Vía: El País
También puedes ver: Aspirar al perro: ¿una forma eficaz de acabar con el exceso de pelo suelto?

Be Sociable, Share!

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *