Clínicas veterinarias. Perros, gatos y mascotas
Header

Milasha, la leoparda criada por una Golden, se comporta como un perro más

enero 24th, 2019 | Posted by otcvet in Curiosidades | Noticias | Perros

La historia de Milasha parece sacada de un cuento de Disney. Salvada de las garras de una madre poco dada al cariño y criada por una Golden, es ahora la mejor amiga de una perra pastora de Kazajistán; no es de extrañar entonces que no haga muchas migas con otros leopardos. Esta es su historia.

Mamá perro, hija leoparda

Hace algo más de un año circulaba por internet el vídeo de una perra de raza Golden que amamantaba a una cría de leopardo.

Esta cría era Milasha, nacida en el zoológico Sadgorod en la ciudad rusa de Vladivostok, y fue separada con urgencia de su madre para evitar que fuera devorada por esta, como había hecho con una camada anterior.

A partir de aquí comienza una nueva vida para Milasha, pero también la esperanza de recuperar una especie en peligro de extinción, el leopardo del Amur, de la que solo se han contabilizado entre 25 y 34 ejemplares en libertad.

Gracias a Tessa, una perra de raza Golden Retriever que amamantaba a sus cuatro crías, la pequeña leoparda salió adelante como un cachorro más, aunque debido a su carácter más enérgico y ‘salvaje’, cuando cumplió los cinco meses se decidió que la mejor compañía para ella no era alguien de carácter tan apacible como Tessa (a la que podía acabar estresando), sino una perra pastora de Kazajistán, llamada Elza.

La perra Elza, su nueva compañera

Tal y como recogen en El País, Elza es una ‘robusta perra pastora que está más hecha que los golden para lidiar con osos, lobos y —por supuesto— leopardos’.

Y tal es la conexión que hay entre ambas que tienen fascinados a todos los visitantes del zoo con sus juegos y sus ‘peleas’.

Pero, ahora que Milasha ha cumplido un año, los responsables del zoo se enfrentan a un nuevo reto: prepararla para que en un futuro próximo sea madre y así tratar de mantener su legado genético.

El problema es que parece que a Milasha no le gustan mucho sus congéneres y no se lleva muy bien con sus pretendientes; es más, adquiere un papel perruno y así no hay gran cosa que hacer.

Suponemos que es una cuestión de tiempo que la leoparda pueda ser madre, por el bien de su especie, y estamos seguros de que con todo lo aprendido de Tessa, Elza y de sus hermanastros perros, será además una gran madre.

Vía: El País
También puedes ver: Un Golden retriever vuelve a casa con una cría de koala aferrada a su lomo

Be Sociable, Share!

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *