Clínicas veterinarias. Perros, gatos y mascotas
Header

Los perros de Chernóbil aún continúan su lucha más de 30 años después

febrero 9th, 2018 | Posted by otcvet in Noticias | Perros

26 de 1986 a 3 km de la ciudad de Pripyat (Ucrania). Durante unas pruebas en las que se simula un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de la central nuclear de Chernóbil produce el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que termina provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior.

Así explican en la Wikipedia qué desencadenó la tragedia, una explosión nuclear qué causó 31 muertos directos y cientos de miles de personas expuestas a la radiación, no solo en Ucrania, sino también en los países limítrofes.

Pero la contaminación radioactiva afectó también al agua, el suelo, los animales y en concreto, a las mascotas de las personas que vivían en las áreas afectadas, quienes fueron obligadas a abandonarlas durante su evacuación.

Pensaron que les permitirían volver a buscar a sus perros

En un estremecedor relato que recoge testimonios locales publicado por The Guardian vemos la magnitud de la tragedia a través de la experiencia de las familias con perros.

Perros aullando, tratando de subirse a los autobuses. Mestizos, alsacianos. Los soldados los estaban empujando de nuevo, pateándolos. Corrieron tras los autobuses sin descanso.

Algunas familias pensaban que en unos días podrían volver a buscarlos, pero la realidad es muy distinta, ya que se enviaron escuadrones para dispararlos y acabar con ellos, aunque no pudieron con todos.

A día de hoy y más de 30 años después, los descendientes de los perros supervivientes se han adaptado a un entorno bastante complejo marcado por los fríos inviernos y el aislamiento que conlleva sobrevivir dentro de la zona de exclusión.

Un lugar que abarca un radio de 30 Km desde la central con acceso limitado a los 3.500 trabajadores que se desplazan diariamente a trabajar en la planta nuclear (principalmente en la construcción del nuevo sarcófago) y a los visitantes que llegan acompañados de guías, previo permiso de las autoridades locales, además de algunos residentes de cierta edad que han eludido las recomendaciones gubernamentales y han decidido regresar a sus hogares.

La colonia de alrededor de 1.000 perros dejó atrás el bosque en el que tenían que convivir con ciervos, lobos, jabalíes, linces, liebres, caballos, osos…para acercarse a las personas y conseguir alimento con mayor facilidad.

Pero las autoridades advierten que no se debe establecer contacto físico con estos animales, ya que beben agua contaminada, retozan en hierba radioactiva y tienen contacto con otros animales que, además de estar también contaminados, pueden ser portadores de enfermedades como la rabia.

Ante esta situación y viendo que la población comienza a bajar la guardia ante la ternura que despiertan estos canes, la Fundación Clear Futures ha iniciado en verano de 2017 un programa denominado ‘Perros de Chernóbil’, en el que se procura su esterilización, atención médica y la cobertura de sus necesidades básicas.

El objetivo es poder tener una población de perros más reducida, para poder cuidarla en condiciones. Se les están administrando vacunas y proporcionando alimentos y cobijo y están siendo equipados con GPS y collares que monitorizan el nivel de radiación de la zona.

Y como a nosotros nos gustan los finales felices, nos alegra conocer que el objetivo de estos estudios de la radiación es detectar si los niveles son tan bajos que animen a los funcionarios ucranianos a permitir que algunos perros dejen la zona de exclusión y puedan ser adoptados.

Vídeo: Youtube
Vía: Huffpost, La Vanguardia
También puedes ver: La sexta extinción masiva de especies ya ha comenzado

¡Comparte en las redes!

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.