Clínicas veterinarias. Perros, gatos y mascotas
Header

Consejos para bañar a un gato

enero 12th, 2014 | Posted by otcvet in Consejos | Gatos | Higiene y dermatología

como_banar_a_tu_gato_2

Los gatos son más independientes y más desconfiados que los perros, y por consiguiente, el trato que les damos es distinto. Un gato no nos ve como el líder de la manada, y acciones tan sencillas como mandarles sentar o decirle que venga hacia nosotros, se puede convertir en ocasiones en una tarea difícil de conseguir. Por este motivo debemos tratar a cada uno como corresponda. El animal no es el mismo y su educación tampoco.

Pero si hay una acción verdaderamente compleja que debamos hacer con nuestro gato, sin duda alguna es bañarlo. Aunque de todos es sabido que a los gatos no les gusta el agua y aunque sean pocos los baños que requieren, llega un día que debemos ponernos manos a la obra. Además algunos gatos de mucho pelaje, como es el caso de los Persas, lo pasan mal cuando aprieta el calor en estaciones estivales y es conveniente refrescarlos con frecuencia.

baño2

Lo mejor en estos casos es buscar siempre aquello que nuestro gato haría por la labor que tenemos que realizar. Siempre buscando un refuerzo positivo en el que el felino se vea recompensado de algún modo. El asunto no es sencillo, pero quizás esta serie de consejos que os mostramos a continuación, os ayuden a la hora de acostumbrar a nuestro amigo a darse un buen baño.

1 – Acostumbrar a nuestro gato con paciencia a que se vaya familiarizando con el espacio y el entorno donde vamos a bañarlo. Con lo cual debemos encontrar la forma de que entre al baño por algo que le gusta y que además lo haga por sí sólo.

2 – Conseguir que el gato entre en la bañera. Para eso un buen método podría ser dejarle su juguete o comida preferida para que pierda el miedo a ese espacio desconocido.

3 – Este paso no debería darse hasta que haya entrado en la bañera por su propio interés. Ahora es cuando emprendemos la acción más arriesgada, encender el grifo y dejar que el agua vaya llenando un poco la bañera. No debemos atosigarlo, simplemente que vea el agua correr y que se moje algo mientras disfruta de sus cosas. Lo que podríamos llamar, un primer contacto.

4 – Podemos intentar jugar con él para que vea que nosotros también nos mojamos sin problema e incluso peinarlo o acariciarlo con un cepillo o manopla húmeda. Pero en el momento que comience a sentirse incómodo debemos de parar.

Quizás el primer día no consigamos acabar de bañarlo como se merece, depende también de la raza de nuestro gato y de su carácter más o menos apacible, pero no cabe duda que debemos ganarnos su confianza poco a poco.

¿Nos damos un baño?

Vía / Mascotablog

 

 

 

¡Comparte en las redes!

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.