Clínicas veterinarias. Perros, gatos y mascotas
Header

Beber demasiada agua puede matar a tu perro

julio 28th, 2017 | Posted by otcvet in Perros | Salud

Nos pasamos el verano pendientes de mantener hidratados a nuestros perros, tratando de que no sufran los temidos golpes de calor y ahora nos enteramos de que hidratarse en exceso también supone un riesgo grave que puede desembocar en el fallecimiento del can.

Hace unos días una pareja compartía en redes el dolor por la muerte de Grub, el Jack Russell de la imagen inferior, tras una ingesta excesiva de agua. Al parecer y después de un largo viaje, el perro estuvo jugando con una manguera y bebiendo el agua a presión.

Al poco rato comenzó a vomitar y a hacer mucho pis para desplomarse después y entrar en coma; fallecía en unas horas sin que el veterinario pudiera hacer nada por él.


A esta especie de colapso por beber demasiada agua se le conoce como hiponatremia y, aunque no es muy común, es un riesgo real que puede ser mortal.

En SrPerro nos explican qué puede provocar en el cuerpo de un perro una intoxicación por agua:

Si ingieren mucha cantidad de agua «se produce una excesiva dilución del sodio en la sangre y se incrementa la producción de hormona antidiurética.» Entonces, para tratar de recuperar el equilibrio, las células acumulan más líquido en su interior y la consecuencia es que se inflaman órganos vitales, incluyendo el cerebro lo que puede causar un edema cerebral.

Algunos estudios estiman en un tercio del peso corporal del perro la equivalencia en agua a partir de la cual se podrían producir estos efectos.

Hay que tener especial cuidado sobre todo en perros pequeños, delgados y en aquellos que les obsesione el agua, tanto de mangueras o aspersores como bañarse en ella.

También hay que rellenar el cuenco de beber con el agua necesaria para hidratar al animal pero sin excederse y evitar prolongar demasiado determinados juegos de agua que impliquen que el perro trague líquido como recoger pelotas y otros objetos.

Los síntomas de la hiperhidratación son falta de coordinación, vómitos, salivación excesiva, ojos vidriosos, dificultad para respirar, convulsiones…

Ante la más mínima sospecha de hiponatremia hay que apresurarse a acudir al veterinario porque la muerte puede producirse en 3 o 4 horas y la administración a tiempo de electrolitos, diuréticos y medicamentos para reducir la inflamación cerebral puede salvarle la vida.

Vía: SrPerro
También puedes ver: Cinco consejos para disfrutar con tu perro en la playa sin riesgos

Be Sociable, Share!

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.